El Bar Charly de la Plaza Nueva gana el concurso de rabas del Casco Viejo con una receta de 1973

Alberto Alonso (bar Charly) y Unai Aizpuru, pte Asociación Comerciantes
Alberto Alonso (bar Charly) y Unai Aizpuru, pte Asociación Comerciantes
  • La receta ganadora, creada por la madre del propietario, utiliza `tubos de jibión’, de buena calidad, rebozadas con harina, gaseosa “y alguna cosita más”.
  • El Bar Sorginzulo y el Bar Negresco, ambos de la Plaza Nueva, han obtenido el 2º y 3º puesto de este VI Concurso de Rabas del Casco Viejo de Bilbao.
  • El premio de la votación popular ha ido a parar al bar Palacio Arana, de la calle Ribera, 21.  Alrededor de 1.500 clientes del Casco Viejo han votado en el concurso.

BILBAO, 1 de diciembre de 2017. El Bar Charly de la Plaza Nueva nº 8, sirve las mejores rabas del Casco Viejo de Bilbao. Una receta que data de 1973, creada por la madre de Alberto Alonso Villa, propietario del Charly, le ha servido para proclamarse campeón del VI Concurso de Rabas del Casco Viejo, que ha celebrado durante el mes de noviembre y en el que han participado 22 bares, cafeterías y restaurantes. La receta, unas rabas a partir de `tubos de jibión’, de buena calidad, rebozadas con harina, gaseosa “y alguna cosita más”.

El bar que regenta el hostelero Alberto Alonso se ha alzado con la txapela del campeonato de rabas con la puntuación más alta, un 10 sobre 10, otorgada durante este concurso por un jurado especializado. El segundo y tercer puesto del campeonato ha correspondido al bar Sorginzulo, de la Plaza Nueva, con una puntuación de 9, y al bar Negreso, también de la Plaza Nueva, con un 8,8.

Por su parte, el ‘premio del público’, obtenido a partir del voto de los clientes que han opinado en las papeletas repartidas en los bares participantes, ha recaído en el Bar Palacio Arana, en la calle Ribera 21.

La Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Bilbao, organizadora del concurso, ha entregado hoy los premios tras una apretadísima pugna final. Todo ello demuestra, según explica el presidente de la Asociación de comerciantes del Casco Viejo, Unai Aizpuru, “la alta calidad de los fogones y cocineros del Casco Viejo”.

Alrededor de 1.500 clientes han votado por sus rabas favoritas a lo largo de este concurso, uno de los certámenes gastronómicos que mayor tirón tiene en el Casco Viejo bilbaíno. Tatno el público como el jurado popular han valorado de 0 a 10 el rebozo y el calamar en sí mismos, además del conjunto de las rabas, en general.

‘Salen bien o muy bien’

El Bar Charly, que se ha presentando a las diferentes ediciones de este concurso de rabas, ha sabido, en esta ocasión, conquistar el paladar del jurado. “Las rabas se hacen al momento y de hecho el cliente tiene que esperar siempre a que se preparen. Y por eso, cada vez, puede variar hasta el gusto en función de la temperatura del aceite o la consistencia del rebozo”, explica Alonso. De hecho, según explica, las manos de la cocinera actual, incorporada al negocio hace unos meses, ha sido determinante para que las rabas quedaran perfectas. “La verdad es que siempre salen bien o muy bien”, añade.

Los ganadores han recibido la txapela y la placa conmemorativa que les acredita como ganadores del concurso de rabas.  La Asociación ha entregado, asimismo, tres Tarjetas Opari Kutxabank, de 100 euros cada a una, a los clientes que votaron por sus rabas y que han resultado agraciados tras la celebración de un sorteo. Las tarjetas regalo son válidas para compras en los establecimientos de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Bilbao.

La asociación, que integra a 200 comerciantes y hosteleros del Casco Viejo, celebra también a lo largo del año otros concursos gastronómicos, como de gildas, caldos o pintxos de queso Idiazabal de Pastor, que tienen como objetivo, por un lado, dinamizar la vida del enclave histórico bilbaíno y, al mismo tiempo, recoger la opinión de los clientes en torno a los productos que se sirven en las barras del Casco Viejo. “Es un sistema de mejora continua, que tiene como agentes más importantes a los propios clientes”, explica el gerente de la asociación, Jon Aldeiturriaga.